¿Sabía Usted que el uso de cultivos de cobertura es una conocida práctica que está comenzando a difundirse en los últimos años de la mano de la siembra directa?

Se designa como cultivos de cobertura a plantas herbáceas perennes o anuales, en cultivos puros o mezclados para cubrir el suelo durante todo o parte del año. No se cultivan para cosechar, sino para llenar vacíos, sean de tiempo o espacio, de suelo desnudo que dejan las siembras comerciales. Su crecimiento es interrumpido antes de la siembra del siguiente cultivo o bien después de la siembra de éste, pero antes que comience la competencia entre ambos. Los residuos de los cultivos de cobertura juegan un papel importante tanto en la protección del suelo y del agua, además de otros beneficios para el sistema productivo. Entre ellos, mejorar la infiltración de agua en el suelo, actuar como destino de nutrientes que de otra manera se perderían por lavado o volatilización, disminuir la aparición de malezas mediante competencia y alelopatía, controlar enfermedades e insectos por medio del incremento de la biodiversidad, aportar carbono y nitrógeno (cuando se usan leguminosas) al suelo.

Volver