Su valor para la conservación de los pastizales naturales

Anelen de Villalobo*

Los Grupos Funcionales Vegetales

La vegetación presente en los pastizales naturales está compuesta principalmente por pastos perennes y donde es posible encontrar pequeños grupos  o individuos aislados de árboles o arbustos.

La vegetación presente en los pastizales naturales está compuesta principalmente por pastos perennes y donde es posible encontrar pequeños grupos  o individuos aislados de árboles o arbustos. Los pastizales son un sistema altamente modificado en todo el mundo. Es el bioma presente mayoritariamente en los climas templados, los más amables para nosotros y por lo tanto donde se concentra históricamente la población mundial. Esto tiene como consecuencia que los pastizales se encuentren muy modificados por acción de las prácticas agropecuarias, la fragmentación del hábitat por la construcción de rutas y caminos, y por la contaminación provocada por las grandes ciudades. En Argentina, tenemos una importante dependencia económica con la salud e integridad de los pastizales naturales, además de una fuerte identificación cultural con su paisaje.

Los sistemas naturales están sometidos a perturbaciones recurrentes. El pastoreo, los incendios, las sequias y las inundaciones son eventos normales dentro de la dinámica de los pastizales. Sin embargo, el uso progresivo de la tierra ha alterado la frecuencia e intensidad de las perturbaciones, precipitando cambios en el ecosistema de pastizal. El pastoreo doméstico, que fue introducido masivamente desde fines del siglo XIX, ha sido un importante agente de cambio en los pastizales naturales de la región pampeana. El ganado vacuno consume preferentemente ciertas especies de pastos sobre otras, alterando las relaciones de competencia entre las especies vegetales, que es la fuerza que mantiene la estructura de los pastizales. Uno de los cambios más notorios registrados desde la introducción masiva del ganado doméstico, es el progresivo avance de las plantas leñosas.  Es así que pastizales abiertos se han transformado en arbustales o fachinales densos. Este cambio ha disminuido su productividad, reduciendo la capacidad de cría de ganado doméstico.

Los pastizales naturales que crecen próximos a Bahía Blanca poseen algunas características interesantes. Por su ubicación geográfica, régimen eólico y propiedades edáficas, convergen en la región pastizales semihúmedos al norte-noreste y pastizales semiáridos al suroeste. Son muy diversos y productivos, con la potencialidad de prácticas agropecuarias sustentables a largo plazo. Sin embargo, la cría intensiva del ganado vacuno y sequías recurrentes, los están afectando. Una estrategia para reducir el riesgo de deterioro de los pastizales es anticiparse a los cambios y realizar una detección temprana por medio de indicadores presentes en la vegetación. Por ejemplo, el pastoreo intensivo incrementa aquellas especies que son capaces de evitar ser consumidas por el ganado: pastos duros, con mayor proporción de sílice en sus hojas, con compuestos tóxicos o desagradables al gusto, con formas de crecimiento rastrero o en roseta. Los fuegos frecuentes producen en general la disminución de la vegetación leñosa y el incremento de los pastos de crecimiento rápido capaces de aprovechar la liberación de nutrientes que se producen luego de las quemas.  

 

*Dra. Ana Elena de Villalobos, Asistente de Biología General e Investigadora Adjunta CONICET

Volver