Marianela Morales

¿Qué es la rizosfera? Es la zona del suelo que rodea a la raíz, estrechamente asociada e influenciada por ella. Se encuentra habitada por una gran diversidad de microorganismos (virus, bacterias, hongos y algas) y también por micro y mesofauna (protozoos, nematodos, insectos y ácaros), organismos que en su conjunto forman el “microbioma rizosférico”. La rizosfera es uno de los ecosistemas más importantes y complejos por su extensión y contribución al funcionamiento de todos los ecosistemas terrestres, y en última instancia, al equilibrio de la biósfera en su conjunto. Sin embargo, esta dimensión de la biósfera es poco conocida fuera del ámbito científico de la ecología microbiana de suelos, quizás por la enorme complejidad que implica estudiar sus tres componentes: planta, suelo y microorganismos. Es una zona de interacción única y dinámica entre las raíces de las plantas y los microorganismos del suelo, si tenemos en mente que  un gramo de raíz puede contener más de 1011 células y más de 30.000 especies de procariotas. Esas interacciones pueden ser perjudiciales o beneficiosas para la planta e influir en su crecimiento, nutrición y desarrollo, en la susceptibilidad a las enfermedades, la dinámica de los nutrientes, metales pesados y compuestos químicos contaminantes.
Tan estrechas son las relaciones entre las raíces de las plantas y su microbioma, que hoy en día se considera que el complejo sistema de comunidades microbianas asociadas a la planta es su “segundo genoma”. Para entender mejor este concepto se suele hacer una analogía con el cuerpo humano, en donde la microbiota intestinal es considerada el segundo genoma del organismo. ¿Cómo se establecen estas íntimas relaciones entre plantas y microbios? Las raíces exudan los productos de la fotosíntesis (llamados rizodepósitos) que sirven como alimento para los microbios. ¿Y por qué lo hacen: será por “interés”? Pues bien, se desconoce aún si las plantas usan los exudados para buscar “intencionalmente” la ayuda de ciertos microorganismos (como por ejemplo, tricomas que protegen de otros hongos patógenos, o rizobios que ayudan a tomar el nitrógeno), o si lo hacen simplemente como una “descarga” sin ningún propósito inmediato.
Lo que sí sabemos es que la composición y funcionalidad del microbioma rizosférico se ve afectada por la especie vegetal, la etapa de desarrollo y el estado de la planta, el tipo de suelo y las prácticas agrícolas (riego, labranzas, cultivos, agroquímicos, etc.). En síntesis, conocer y entender el funcionamiento del microbioma asociado a la planta es fundamental para mantener la sustentabilidad agrícola y ambiental. 

rizosfera

* Ing. Agr. Marianela Morales, becaria doctoral CERZOS.

Volver