Fernando López*

Actualmente es aceptado que el aumento del carbono orgánico del suelo (COS) es el principal indicador del adecuado manejo de los suelos. Además, el incremento del COS contribuye a disminuir la cantidad de CO2 en la atmósfera, principal determinante del efecto invernadero. De esta manera el manejo de suelos tiene un gran potencial para disminuir los impactos del aumento de gases de efecto invernadero debido a dos cuestiones fundamentales: 1) es posible el secuestro de CO2 de la atmósfera en el COS y 2) el aumento del COS permitiría una mejor adaptación frente a un escenario de cambio climático. Respecto a este segundo punto el incremento del COS provocará una mayor resiliencia de los agroecosistemas, principalmente en ambientes frágiles como los de nuestra región, ayudará al mantenimiento de la biodiversidad y provocará mayor rendimiento de los cultivos, entre otros beneficios.
Beneficios del aumento del carbono del suelo (Adaptado de FAO, 2011) .

Beneficios del aumento del carbono del suelo (Adaptado de FAO, 2011)[1].

 

El CERZOS (Centro de Recursos Naturales Renovables de la Zona Semiárida), dependiente del CONICET, fue creado con el objetivo de generar conocimiento científico y tecnológico para el manejo sustentable de los recursos naturales de la región semiárida argentina. Los suelos de estos ambientes se caracterizan por su fragilidad, dada su susceptibilidad a la erosión, tanto hídrica como eólica. En la búsqueda de la conservación del recurso suelo, el COS cobra especial relevancia debido a su rol central en el funcionamiento del suelo (a pesar que solo representa entre el 0,5 a 5% del mismo). Además, si bien parece algo alejado de la vida cotidiana, el COS interacciona con muchos factores que afectan la vida diaria de toda la población, como la concentración de gases de efecto invernadero, la regulación de ciclos hidrológicos, el rendimiento de los cultivos y la sostenibilidad de la producción de alimentos. Sin embargo, a pesar de la trascendencia del COS, muchas veces no se le da la importancia requerida ya que su estudio es muy complejo. Esto se debe a que en su dinámica intervienen varios factores, desde microorganismos edáficos hasta el carbono derivado del petróleo.

Para el desarrollo y difusión del manejo adecuado de los suelos es necesaria la investigación y la formación de recursos humanos. Estos aspectos claves son llevados a cabo por el grupo de “suelos” del CERZOS, con el objetivo de promover el manejo sostenible del recurso suelo en la región semiárida del área de influencia.


*Dr. Fernando López, becario posdoctoral CERZOS y docente del Departamento de Agronomía UNS.

 

[1] FAO, 2011. Disponible en http://www.fao.org/fileadmin/templates/ex_act/pdf/Policy_briefs/Policy_brief_ES_mainstreaming.pdf 

Volver