Schwerdt Leonela, de Villalobos Ana Elena, Long Andrea y Pérez-Miles Fernando *

INTRODUCCIÓN
Grammostola vachoni Schiapelli & Gerschman, 1961 (Mygalomorphae, Theraphosidae) es una tarántula nativa de Argentina que habita en los pastizales serranos y se distribuye de oeste al este del país. Esta especie ocupa cuevas que construye debajo de las piedras; los machos adultos no presentan un refugio fijo, sino que ocupan refugios temporales entre temporadas reproductivas, las cuales abarcan la primavera (Octubre-Diciembre) (Ferretti y Ferrero 2008). Como el resto de las migalomorfas, se caracterizan por poseer un mecanismo limitado de dispersión y los juveniles se alejan poco de sus madres, su distribución espacial en general es agregada (Main 1987). Los machos tardan entre 7-8 años en alcanzar la madurez sexual, y de 9-10 años las hembras; muchas especies pueden vivir entre 15 y 30 años (Costa y Pérez-Miles 2002). Estas características biológicas promueven el aislamiento geográfico a través de la fragmentación en espacio y tiempo (Yañez & Floater 2000). Grammostola vachoni ha sido categorizada e incluida en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) bajo el estado de vulnerable (Ferretti y Pompozzi 2012).

Entre las amenazas que sufre, se destacan la pérdida y fragmentación de su hábitat y la captura de ejemplares para el mercado internacional como mascotas. Por ejemplo, en un área de pastizal serrano donde G. vachoni habita (Pampa de Achala, Córdoba), la alta densidad del ganado sostenida en el tiempo provocó una reducción notable en la comunidad de insectos que constituyen la dieta principal de las tarántulas (Cagnolo et al. 2002). Además, se comprobó, que el sobrepastoreo en el Parque Provincial Ernesto Tornquist, provincia de Buenos Aires (principalmente por caballos cimarrones) modifica la estructura original de la vegetación, y produce cambios en la riqueza y diversidad de taxones animales (de Villalobos y Zalba 2010).

El hábitat es un área con la combinación de recursos y condiciones ambientales que promueven la ocupación por individuos de una especie y permite que estos sobrevivan y se reproduzcan. El hábitat de alta calidad presenta las condiciones necesarias para incrementar la aptitud de los individuos de una población durante periodos prolongados. La medición de la calidad y el tamaño de dicho hábitat son fundamentales para la conservación de la especie ya que permite mejorar y/o gestionar planes (Shaffer 1981). Según Whitmore (1981), cada variable del hábitat a evaluar debe:

  • Proveer una medida de la estructura del ambiente que se sabe o sospecha que influye en la distribución y abundancia local de la especie.
  • Ser medida de manera rápida y precisa con procedimientos no destructivos.
  • Tener variación dentro de las épocas que sea menor en relación con la variación entre épocas.
  • Describir el ambiente en la vecindad inmediata del animal.

La vegetación es una de las variables más importantes. Tanto la estructura como la composición de especies pueden determinar si un hábitat es adecuado o no para determinado animal. Se debe tener una idea precisa de que datos de vegetación son relevantes para determinada especie animal, ya que uno de los propósitos de este tipo de descripciones es obtener datos para realizar proyecciones adecuadas de presencia, abundancia o densidad de la especie en cuestión basada en estructuras ambientales (Gallina et al. 2014)
El presente trabajo es una primera aproximación hacia la descripción completa del hábitat de G. vachoni. Su objetivo fue realizar la descripción de las asociaciones vegetales y determinar si existen diferencias debidas a las distintas perturbaciones ambientales.

MATERIALES Y MÉTODOS
El Sistema de Ventania o de las Sierras Australes Bonaerenses, ubicado en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, constituye un sistema de plegamiento de 170 km de longitud con dirección NO-SE, y una altura máxima de 1243 msnm (Kristensen y Frangi 1995). Fitogeográficamente pertenece al Distrito Pampeano Austral (Cabrera 1971), y se caracteriza por la presencia de suelos poco profundos, con rocas o con una capa de tosca dura a poca profundidad. La vegetación predominante es la estepa de gramíneas con predominio de los géneros Piptochaetium y Stipa (Nassella). El clima es templado, con una temperatura media anual de 14 ºC y una precipitación anual que varía desde 500 a 800 mm (Zalba y Villamil 2002). El período más lluvioso es el primavero-estival. Las heladas son frecuentes en invierno y ocasionalmente nieva. Los vientos predominantes son del NE-SO, perpendiculares a las sierras. En invierno aumenta la frecuencia de los vientos provenientes del O y en verano, la de los del E y NE (Kristensen y Frangi 1995).

Los muestreos se realizaron en dos reservas naturales que se encuentran en el sistema de Ventania: Parque Provincial Ernesto Tornquist (PPET) y Reserva Sierras Grandes (RSG). Ambas conservan relictos del pastizal pampeano de roquedal y son similares en composición florística y formas de vegetación. Especialmente en el PPET, existen problemas de conservación por la presencia de especies invasoras que incluyen principalmente grandes herbívoros y árboles.

El trabajo se realizó en tres zonas con diferente grado de perturbación: dos en el PPET (CR, pastizal pedemontano con presencia de ganado vacuno y equino; TR, pastizal pedemontano invadido por Pinus halepensis y P. radiata) y una en RSG (SG, prácticamente sin alteraciones) (Figura 1).
En cada sitio se colocaron parcelas de 1m2 con la variante: presencia-ausencia de G. vachoni en las que se registraron las especies vegetales presentes. Se tomaron muestras de plantas que posteriormente se determinaron en laboratorio. Se calculó el coeficiente de similitud de Jaccard (CJ) para estimar si existen diferencias entre las parcelas con ausencia y presencia de arañas. Además se estimó el porcentaje de plantas endémicas, nativas y exóticas para cada tipo de parcela y para cada sitio. Para el análisis de los datos se utilizó el programa Infostat.

RESULTADOS
Se registraron un total de 44 especies y 11 morfoespecies pertenecientes a 16 familias (Tabla 1), de las cuales Poaceae y Asteraceae fueron las mejores representadas (Figura 2). La riqueza media de especies (N=8 en cada sitio) fue 7,13±2,42 en CR; 5,38±1,41 en SG y 4,38±1,6 en TR, hallándose diferencias significativas entre CR y TR (F=6,418, p<0,05 y F=6,231, p<0,05 respectivamente). Existen diferencias en la composición de especies en las parcelas con presencia y ausencia de G. vachoni en los 3 sitios, resultando el CJ en CR=0,39; en TR=0,25 y en SG=0,28. Acanthostyles buniifolius (Asteraceae nativa) fue la única especie compartida en las parcelas con presencia de araña en todos los sitios. La especie Glandularia platensis (Verbenaceae) sólo estuvo presente en el sitio CR. Nasella melanosperma (Poaceae) y Pinus radiata (Pinaceae) solo fueron registradas en TR, mientras que Facelis retusa (Asteraceae) y Schizachyrium spicatum (Poaceae) fueron exclusivas de SG. Las especies Krapovickasia flavescens (Malvaceae) y Piptochaetium lejopodum (Poaceae) se registraron tanto en presencia como ausencia de arañas para los tres sitios. Se encontraron diferencias significativas en la cantidad de especies endémicas entre sitios (F=2,87, p<0,05; N=8 en cada sitio), siendo significativamente mayor en SG (Test de Fisher, p<0,05) donde se encontró que el 35% de las especies fueron endémicas, en TR se registró un 18% de endémicas y un 12% en CR. No se registraron diferencias entre el número de endémicas, nativas y exóticas entre parcelas con presencia y ausencia.

DISCUSIÓN
Thomas (2000) concluyó que las especies con alta o baja movilidad están menos afectadas por la fragmentación del hábitat que las especies con movilidad intermedia. Las migalomorfas son generalmente sedentarias, con la excepción de los machos en período reproductivo (Main 1987), por lo que su pobre capacidad de dispersión podría significar que requieren áreas más reducidas en la que persistir indefinidamente (Mason 2016). Sin embargo, no hay que subestimar los disturbios a los que las poblaciones se encuentran sometidas, ya que pueden interferir con otros factores importantes para la supervivencia de las arañas como la abundancia de las presas y de sitios apropiados para usar como refugios.

El hábitat requerido por las especies nativas dentro de una matriz urbanizada suele limitarse a parches remanentes, dependiendo del grado de especialización. Con el mantenimiento del tamaño y la calidad mínima de hábitat requerida por la especie, se puede aumentar la probabilidad de persistencia de poblaciones viables (Gilpin y Soule 1986). Por esto es que resulta de gran importancia conocer los requerimientos de hábitat de G. vachoni, ya que el área potencial de ocupación se encuentra en retracción a causa de la urbanización y el avance de la frontera agrícola-agropecuaria, entre otros. Es de gran importancia respetar las áreas protegidas para poder mantener al menos sectores mínimos inalterados o con bajas alteraciones para que la especie pueda persistir, ya que en su calidad de endemismo cumple una función no redundante en el sistema.

En el presente trabajo la especie A. buniifolium estuvo representada sólo en las parcelas con presencia de G. vachoni. Según Frangi y Botino (1995), esta especie se encuentra asociada a ambientes de pastizal pedemontano o base de cerros, en áreas secas y calurosas, con mucha radiación solar y mayores amplitudes térmicas estacionales, generalmente de exposición norte. Este hallazgo puede ser de gran importancia, ya que A. buniifolium podría utilizarse como indicador de ambientes óptimos para G. vachoni. El resto de las especies registradas, fueron reportadas en otros estudios realizados en pastizales del sistema de Ventania (Frangi y Botino 1995, Lizzi et al. 2007, Loydi y Distel 2010). Sierras Grandes fue el sitio más uniforme, y debido a su escasa perturbación, fue en el que se registró un mayor número de especies de plantas endémicas. No fueron registradas grandes diferencias entre los sitios en parcelas con presencia/ausencia de G. vachoni en cuanto a la composición de especies, pero aún falta analizar la cobertura de las especies y realizar la estimación de complejidad debida a los grupos funcionales. Otras variables ambientales a considerar serán el análisis físico y químico del suelo y la estimación del grado de disturbio de los sitios evaluados.

La elección de áreas de conservación para especies sedentarias comúnmente consiste en la identificación de los lugares que, en conjunto, contienen el mayor número de individuos o mayor extensión de hábitat adecuado (Moilanen et al. 2009). Por lo tanto, resulta importante conocer los requerimientos y limitantes para la conservación de G. vachoni para llevar adelante un adecuado manejo de su hábitat. La información obtenida proporcionará bases para gestionar planes de conservación y manejo. Además, junto con el resto de los parámetros por analizar, estos resultados serán útiles para determinar áreas aún no identificadas de distribución de G. vachoni o bien para determinar prioridades al momento de realizar planes de conservación. Dicha planificación involucra la elección de sitios y de acciones adecuadas que favorezcan a continuidad de la especie.

Tabla 1. Especies registradas (X) en los tres sitios de muestreo (P= parcelas con presencia de G. vachoni, A= parcelas con ausencia de G. vachoni).

  SG TR CR
P A P A P A
Acanthostyles buniifolius x - X - X -
Achyrocline satureioides - - - - X -
Aristida spegazzinii - X X - - X
Baccharis crispa - - - - X -
Briza minor - - X - - -
Briza subaristata - X - X X X
Cheilanthes buchtienii  X - - - - -
Cheilanthes squamosa - X - - - -
Conium maculatum - - - X - -
Danthonia cirrata - X X X X X
Dichondra sericea X - - X X X
Echium plantagineum - - X - - -
Echuim vulgare - - - X - X
Eragrostis lugens - X X - X X
Evolvulus sericeus - - - - - X
Facelis retusa X X - - - -
Galium richardianum  - - X - - -
Gamochaeta spicata X X - - - -
Gamochaeta stachydifolia - X - - - -
Glandularia platensis - - - - X X
Glandularia sp. - - - - - -
Gomphrena pulchella X X X - X X
Gomphrena sp. - - - - - -
Hybanthus parviflorus - - - - - X
Krapovickasia flavescens X X X X X X
Lolium multiflorum  - - - - X -
Lucilia acutifolia - - X - X -
Margyricarpus pinnatus - - X - X X
Melica eremophila - - - - X -
Mimosa rocae X X X - - -
Nassella melanosperma - - X X - -
Nassella tenuis X - - - - -
Oenothera sp. - - - - X -
Panicum vermun - - - - X -
Paronychia sp. - X - - - -
Paspalum plicatulum - X - - - -
Paspalum sp. X - - - - -
Pavonia cymbalaria - X X X - -
Petrorhagia nanteuilii - - - - X -
Pfaffia sp. - - X - - -
Pinus radiata - - - X - -
Piptochaetium lejopodum X X X X X X
Plantago ventanensis - - - - X -
Rhynchosia senna - - X - - -
Schizachyrium spicatum X X - - - -
Senecio pampeanus - - X - - -
Senecio sp. (se lo quedó Andrea - - - - X X
Sommerfeltia spinulosa X X - - - -
Stipa sp. - - - - - -
Stipoides sp. - - - - - -
Tradescantia sp. - - - X - -
Vulpia myurus - - - - X -
Wahlenbergia linarioides - - - - X -
Wahlenbergia sp. - - - - - -
Wedelia buphtalmiflora X - - - X X


Figura 1. Sitios de muestreo. A: CR,  pastizal pedemontano con presencia de ganado vacuno y equino. B: TR, pastizal pedemontano invadido por Pinus halepensis y P. radiata. C: SG, prácticamente sin alteraciones.

 


Figura 2. Gráficos con la abundancia (%) de las familias registradas en los tres sitios de muestreo con la variante ausencia-presencia de G. vachoni.

 

BIBLIOGRAFÍA CITADA
Los interesados por las citas bibliográficas del presente trabajo pueden comunicarse con Leonela Schwerdt vía correo electrónico: .

* Schwerdt Leonela1, de Villalobos Ana Elena1,2, Long Andrea2 y Pérez-Miles Fernando3
1 CERZOS- CONICET, Bahía Blanca (8000), Argentina; 2 Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca (8000), Argentina; 3 Facultad de Ciencias, Montevideo, Uruguay.

Volver