Viviana Echenique

El trigo representa el 17% del área mundial cultivada, es decir, unas 220 millones de hectáreas, que se traducen en aproximadamente 607 millones de toneladas de grano  que constituyen el 55% de los carbohidratos consumidos por el hombre y una fuente importante de proteínas. En Argentina el trigo es el cereal de invierno más importante, difundido en una amplia gama de ambientes agroecológicos y es estratégico en las rotaciones por su contribución a la sustentabilidad.

Los países miembros del G20, entre los cuales se encuentra la Argentina, producen el 75% del trigo en el mundo  y han reconocido que es necesario un uso más eficiente de los recursos genéticos para incrementar su productividad. El incremento de la población y de los precios de los insumos agrícolas, junto con los efectos del cambio climático (cambios en temperatura, sequía, salinización del suelo), hacen prever que el crecimiento de la producción de trigo no llegará a satisfacer la demanda global. Esta demanda se incrementaría en un 70% para el año 2050, lo que requeriría aumentar los rindes en al menos 1,7% por año para satisfacerla. Para ello, es menester realizar mayores inversiones en mejoramiento tradicional y molecular, a fin de aumentar la respuesta a la selección acortando los tiempos entre el descubrimiento de un gen asociado a un carácter y la liberación de nuevas variedades portadoras de la mejora.

La WI (Wheat Initiative) es un órgano del G20, creado para coordinar y dar mayor valor agregado a las actuales capacidades de investigación en trigo a nivel global a través de la construcción y fortalecimiento de cooperación entre diferentes grupos. También su rol es facilitar el acceso a la información para los mejoradores a fin de desarrollar nuevos cultivares con mayor productividad, calidad y eficiencia en el uso de recursos escasos como el agua y el nitrógeno. Fue en principio una iniciativa liderada por grupos franceses y que, en conjunción con el Consorcio Internacional de Secuenciación del Genoma de Trigo (IWGSC), logró interesar a los demás países miembros.

La meta final del proyecto es incrementar la producción del cultivo de trigo en forma sustentable de forma de llegar a satisfacer la demanda global de este cereal para el 2050.  Esto implica pasar de un incremento en la producción anual de trigo de 1% generado por el mejoramiento actual a un 1.7% anual (70% más). 

Para ello es necesario incrementar la inversión en investigación en trigo con el objetivo de aumentar de forma urgente la tasa de ganancia genética en rendimiento, adaptación estreses bióticos y abióticos y eficiencia en el uso de nutrientes. También es menester apoyar los programas de mejoramiento mediante la generación de herramientas, metodologías y servicios que permitan aprovechar el enorme caudal de conocimiento surgido de la secuenciación de genomas de plantas  como el maíz, arroz, sorgo y arabidopsis, entre otros,  para desarrollar nuevos cultivares con mayor productividad, calidad y eficiencia en el uso de recursos escasos como el agua y el nitrógeno. Para esto será de enorme importancia lograr la secuenciación de genoma completo de trigo, tema tomado por la Iniciativa Internacional de Secuenciación del Genoma de Trigo (IWGSC), de la cual Argentina, a través de INTA y CONICET, en miembro responsable de la secuenciación del cromosoma 4D.

Dentro de los objetivos específicos de la WI se encuentran:

  • Coordinar a nivel global la investigación en la mejora del cultivo de trigo.
  • Proveer un foro capaz de identificar sinergias y proponer colaboraciones entre los principales programas de mejoramiento (públicos y privados) procurando resolver limitantes del cultivo.
  • Revisar y establecer periódicamente prioridades para la investigación en trigo de relevancia global.
  • Facilitar y estimular la comunicación abierta de información, intercambio de germoplasma, datos, materiales e ideas dentro de la comunidad científica triguera.
  • Recomendar y establecer estándares en la toma de información que faciliten análisis e interpretación.
  • Monitorear y difundir el progreso en actividad científica de interés.
  • Comunicar a instituciones financiadoras de investigación en las naciones participantes las necesidades de la comunidad científica de trigo.

Productos a obtener:

  • Sistema de fácil acceso para toda la información pública generada en el proyecto (fenotipos, secuencias genómicas, mapas físicos y genéticos, recursos genéticos, herramientas bioinformáticas, etc).
  • En el marco del IWGSC el acceso público a la secuencia de alta calidad del genoma de trigo.
  • Herramientas consensuadas de genotipado de materiales y genotipos de referencia.
  • Redes de fenotipado abiertas a la comunidad científica internacional para maximizar la difusión del conocimiento en diferentes países y ambientes.
  • Recursos genéticos caracterizados y de libre intercambio.
  • Marco de referencia para unir conocimiento sobre genoma y análisis genético con el mejoramiento y desarrollo de nuevos cultivares.


La estructura y gobierno de la iniciativa se basa en una serie de comités con roles específicos integrados por participantes de los países del G20, como el Comité de Investigación (integrado por representantes de la investigación pública de cada país más empresas privadas); el Comité Coordinador Institucional (representantes de las agencias financiadoras de los países miembros), Consejo científico (a elegir por Comité de Investigación) y Grupos de Expertos (a elegir por Comité de Investigación).

En la reunión de lanzamiento de la Iniciativa llevada a cabo en París en Setiembre del 2011 se fijó como meta de corto plazo la designación representantes para Comité de Investigación y Comité coordinador Institucional por cada país miembro del G20. También se propuso una cuota anual de membresía anual por país integrante de la iniciativa. CONICET y el INTA forman parte de esta iniciativa siendo los Presidentes de ambas Instituciones los miembros del Comité Institucional y los Dres. Echenique (CONICET) y Helguera (INTA) representantes del Comité Científico.

¿Por qué participar de esta iniciativa? Esta iniciativa es una gran  oportunidad para proponer/acordar temáticas de investigación de trigo estratégicas para la Argentina en la agenda de la WI (por ejemplo, libre intercambio de germoplasma, libre acceso a la secuencia del genoma de trigo, formación de recursos humanos en centros científicos de excelencia, estrategias para uso eficiente de agua y nitrógeno, consolidar el liderazgo regional de Argentina -Sudamérica- en mejoramiento, biotecnología y genómica de trigo, etc).

En este contexto el Dr. Pablo Roncallo, investigador asistente del CONICET, realizó una estadía de investigación en el CIMMyT y, a través del Programa de Apoyo al Departamento de Graduados y el CERZOS se realizó en el CCT CONICET Bahía Blanca el curso “The Struggle to Feed the World: Cereal Research in the Genomic Era” (26 al 30 de Mayo del corriente año). A dicho evento asistieron 20 alumnos de todo el país. El mismo fue dictado por el Dr. Luigi Cativelli, director del Genomics Research Centre  (un Instituto del Consejo de Investigación Agrícola de Italia),  localizado en  Fiorenzuola d’Arda (Italia). El Dr. Cattivelli es miembro del IWGSC y miembro del Comité Científico de la WI por Italia.

*Dra. Viviana Echenique, investigadora del CERZOS (CONICET-UNS) y profesora del Depto. de Agronomía de la Universidad Nacional del Sur.

Volver